CDMX entidad de riesgo para encuestadores de INEGI

Foto: Especial

Redacción MX Político.- El trabajo de miles de encuestadores del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) no ha sido sencillo, principalmente en la Ciudad de México, ya que la delincuencia ha encontrado en ellos un nicho para cometer robos de teléfonos celulares, tabletas electrónicas, dinero en efectivo y, lo más grave, información sensible de las personas a las que han entrevistado.

Desde el inicio de las encuestas, a la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ) han llegado varias denuncias de las víctimas, a quienes les quitan, principalmente, un teléfono celular de la marca Mitsui que es proporcionado por el instituto.

A consecuencia de la inseguridad a la que se exponen, al menos 10 encuestadores han renunciado, ya que, le explican a sus supervisores, no existe garantía para seguir haciendo las encuestas.

Con base en las denuncias recabadas, el personal del Inegi es atracado principalmente en las delegaciones Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Tláhuac, Milpa Alta y Xochimilco, y sobre todo cuando acuden a colonias y lugares alejados.

Los afectados subrayan que visitar colonias y calles recónditas es parte de su labor; sin embargo, afirman que en todos estos puntos nunca han visto una patrulla de la Secretaría de Seguridad Ciudadana local (SSC) o que en algunos lados la señal del teléfono celular es casi nula por lo que se les complica pedir ayuda; asimismo, mencionan que en otras calles la gente ni los recibe y tampoco les presta el auxilio que ocupan, según reportes, dos asaltos fueron frente a otros civiles, pero nadie ayudó.

De igual manera, los encuestadores han revelado a las autoridades que en las alcaldías Iztapalapa, GAM y Cuauhtémoc, por mencionar algunas, se han encontrado con vecindades en las que todos son posibles delincuentes, por lo que en esos lugares, al momento de levantar el censo, los meten a los domicilios y todos les roban, mientras que en demarcaciones más alejadas, como Tláhuac, Milpa Alta y Xochimilco, han denunciado supuestos narcolaboratorios e incluso sembradíos de droga.

Entre las denuncias destaca la de Marisol “N”, de 35 años, quien refiere que luego de que los delincuentes le robaron el celular, le hicieron tocamientos y como pudo huyó de una vecindad de Iztapalapa, donde pese a los gritos nadie la ayudó. Ya afuera, fue socorrida por otro encuestador.

En otro expediente, Laura “N”, quien tiene 50 años, denunció ante las autoridades que mientras levantaba el censo dentro de un domicilio —donde hasta agua le ofrecieron—, luego de terminar las preguntas, le arrebataron una tableta marca Mitsui, aparato que contenía toda la información que había recabado de colonias aledañas. Una vez que obtuvieron lo que quisieron, le pidieron que se retirara y que nunca más regresara al lugar.

Otra encuestadora fue subida por la fuerza a un taxi, ya que los delincuentes aprovecharon que la calle estaba vacía, y le robaron el celular marca Mitsui, que tiene un valor de mil 800 pesos, una mochila color azul marino con el logo del Inegi y otras pertenencias.

Los casos de robo a encuestadores del Inegi se multiplican prácticamente en toda la Ciudad, por lo que el organismo ha solicitado al Gobierno capitalino mayor seguridad, pues los trabajadores ya no quieren acudir a lugares alejados ni a zonas como Tepito, los puntos más altos de la Gustavo A. Madero y varios de Iztapalapa.

*esm