De Guillermo Cruz Azul Álvarez y el capital geopolítico en el Tren del Istmo / En opinión de Gilberto Celis



Redacción MX Político.- Nada de equivocarse de capital de los acontecimientos cuando AMLO, al apretar el botón que abrió al mundo el Istmo de Tehuantepec, los capitales geopolíticos son pasajeros del Tren del Istmo que por la zona franca de la angostura continental mexicana empujan a Guillermo Cruz Azul Álvarez en su planta de la Ciudad de Lagunas, Barrio de la Soledad, Oaxaca.

— Y esto, con todo y la puja del acaparamiento de terrenos adquiridos con información privilegiada y prestanombres que aseguran y multiplican su ganancia al estar situados en el trazo del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec.

Verá usted, leídas las publicaciones sobre la posible orden de aprehensión de Guillermo Cruz Azul Álvarez, no dejó de llamar la atención que así como en la CdMx el intocable fue públicamente menospreciado y despreciado por cooperativistas en el zócalo capitalino, se dio el tradicional paseo de la antorcha cooperativista en la zona norte del Istmo de Tehuantepec.

— O sea, donde cada pueblo y la autoridad municipal en turno, en la inconciencia del poder ejecutivo municipal, le ofrenda sumisión al recibir y trasladar al otro, la luz del patrón cooperativista Billy the Kid.

Ahora que al garbanzo cementero Guillermo Cruz Azul Álvarez, el pico de la nota publicada de probable orden de aprehensión, vino desde atrás de la mañanera en Palacio Nacional. Cuando, comprueba que el hecho de estar ahí no le da impunidad, pues logra entrar con empujones y gritos de “traidor”, “corrupto”, “fuera Billy”.

— Igual, la fortuna que Santiago Nieto, de inteligencia financiera, aún no diera información a AMLO sobre las acusaciones de cooperativistas que le acusan de desvío de fondos.

Guillermo Billy the Kid Álvarez

Porque, Pejecrealo 4treramente, en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, aparte de la ingobernabilidad criminal de los presidentes municipales, el valemadrismo ciudadano reinante pero no es gratificante ante el creciente aumento de la población flotante llegada por los trabajos que insisten en decir evitará que el Tren del Comercio Internacional del Istmo de Tehuantepec no tenga el paso de tortuga del anterior tren tehuano.

Pero, sigamos. Asimismo, poco consoladora es la incertidumbre por el retraso en la integración del expediente que Santiago Nieto ha de entregar al Presidente AMLO; habida cuenta, la tenencia de la tierra que Guillermo Álvarez detenta y más allá del negocio redondo en la recompra y reventa con sus prestanombres, el tiempo pasa y aquellos empujones y gritos airados de cooperativistas, dan lugar a clima de inseguridad laboral y social.

— Bueno, atienda que AMLO dijo que así como la Cruz Azul, hay casos como el Grupo México.
Larrea, Hank, Slim, ¿Billy Álvarez?

Solo que Larrea y Hank Rhon ya son socios y de eso hablan la mayoría de concesiones neoliberales de explotación minera.

— Y, habrá de agregar el triángulo económico con la incorporación de Carlos Slim y la ampliación de poder financiero hacia giros ferroviarios,
— Entonces, ¿AMLO ya tiene integrado el cartel del Jaripeo del capital geopolítico en el Istmo de Tehuantepec?

Mire, uno del común, precisamente por serlo, cavila y entiende que la superación del tradicional subdesarrollo sureño, es a través del desarrollo propio de la región vía exportaciones de mercancías que se produzcan o manufacturen en la zona.

De ahí que a la espera de lo que seguirá cuando el gritón mande cerrar las puertas, ahí tiene la declaración de su honestidad moral del garbanzo cementero, que su permanencia “¿usted cree que es por mi propia decisión?”, “¿puede un hombre mantenerse en el puesto por sí mismo, porque es un dictador?”

— Y a esa legitimidad, agregó, “Mi cargo es por tiempo indefinido”
— Oiga, que una cosa es la opinión publicada y otra es la opinión pública.

— Por eso le digo.

- - -

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.