Delincuentes se disfrazan de encuestadores del Inegi


Redacción MX Político.- Luego de que se diera a conocer la vulnerabilidad y el riesgo que día a día viven los encuestadores del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) —quienes son asaltados y agredidos en las calles de las alcaldías Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Milpa Alta y Xochimilco, principalmente—, ahora se informa que algunos delincuentes comenten robos en casa-habitación utilizando el uniforme de los encuestadores.

Los primeros indicios de los investigadores de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) revelan que los criminales obtienen los uniformes quitándoselos a los encuestadores, además de despojarlos de sus celulares, su dinero en efectivo y los dispositivos en los que guardan información sensible de los ciudadanos, con la que seleccionan qué domicilios robar.

De acuerdo con los reportes, los delincuentes saben qué domicilio asaltar, cuántos viven ahí, a qué se dedican y, sobre todo, a qué hora del día hay gente en el lugar.

Según la carpeta de investigación FIZP/ IZP-9/ UI-1S/ D/ 0885/ 03-2020, el pasado fin de semana se registraron dos atracos en la alcaldía Iztapalapa, dos en la Gustavo A. Madero y uno en la alcaldía Cuauhtémoc.

Los afectados narran que tres delincuentes llegaron a su domicilio para “hacer la encuesta” y, luego de identificarse y de amagar a los habitantes del lugar, ingresan al domicilio a robarse artículos como relojes, joyas y dinero en efectivo en cuestión de minutos.

Refieren que le abren la puerta a los supuestos encuestadores porque los ven con los chalecos, las mochilas y los gafetes característicos que les proporciona el Inegi, artículos que, a decir de la autoridad, les son robados días antes a los verdaderos dependientes del organismo. Ante esta situación, se mantienen diálogos con las instituciones para garantizar la seguridad en la Ciudad.

Es decir, mientras los encuestadores del instituto exigen mayor vigilancia en puntos específicos de la capital, los altos mandos piden que los atracos haciendo uso de los chalecos oficiales sean prevenidos, a fin de no dañar la imagen del organismo.