Comienzan a agotarse camas de cuidado intensivo en CDMX



Redacción MX Político.- En Ciudad de México solo hay un hospital con buena disponibilidad de camas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIS) para atender a pacientes con covid-19; de los 44 hospitales destinados a la atención de contagiados, 12 tienen disponibilidad media, uno alta y 31 ya están saturados. 

Según datos del mapa de Hospitales Covid-19 del Gobierno de CdMx, el único que cuenta con espacio para la atención de contagiados es el Pediátrico La Villa, en la alcaldía Gustavo A. Madero, territorio de alto contagio, pues 2 mil 76 personas portan Sars-Cov-2, y es la segunda demarcación, después de Iztapalapa, con más casos acumulados. 

Datos del gobierno capitalino precisan que el número de camas de hospitalización general se encuentra en estado crítico, pues 26 de los 44 hospitales con camas generales están saturados, 13 tienen disponibilidad intermedia y solo uno cuenta con alta capacidad hospitalaria. 

La jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, detalló, en conferencia, que el martes recibió 40 ventiladores, lo cual permite poner en operación 200 camas adicionales: 40 para intubación y 160 para no intubación.

Además, dijo, el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) realizará una ampliación “muy importante”. 

Por su parte, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, informó en conferencia que la capital cuenta con una disponibilidad de solo 28 por ciento en camas de hospitalización general y se encuentra disponible únicamente 36 por ciento de las que tienen ventilador. 

Ciudad de México continúa liderando la lista de ocupación hospitalaria general y tres entidades cuentan con más de 50 por ciento de saturación, Guerrero con 63 por ciento, Estado de México 60 por ciento, y Baja California Sur 48 por ciento. 

En cuanto al porcentaje de camas con ventilador, los estados con menos del 50 por ciento de disponibilidad son CDMX con 36 por ciento, Estado de México con 45 por ciento y Baja California con 44 por ciento. 

El esquema de 4 x 10 que se plantea para la reanudación de actividades laborales en Ciudad de México, una vez que se llegue al semáforo naranja, se refiere a la posibilidad de trabajo de cuatro días por 10 de descanso, una alternativa que ya se está dialogando con las diferentes cámaras industriales, informó el gobierno de Ciudad de México. 

José Antonio Merino, titular de la Agencia digital de innovación pública capitalina, explicó que es un esquema diseñado en el Instituto Weizmann de Ciencias de Israel e implementado en otros países. 

“Por lo menos tienes tres días entre que te contagias y te vuelves contagioso, eso implica que tienes una ventanita de tres días para continuar con tus actividades sin poner en riesgo a nadie más. 

“Por otro lado, pasan por lo menos, entre tres y cinco días para desarrollar síntomas, esto garantiza que si tú trabajas cuatro días, aun cuando te infectes no vas a contagiar a nadie, esos son los cuatro días de trabajo, y los 10 días de descanso lo que garantiza es que en ese trayecto desarrolles los síntomas para evidenciar el contagio. 

Un esquema de 4 x 10, como lo llamaron los investigadores de Israel y como lo están tratando de implementar en varias ciudades el mundo, garantiza que tengas una fuerza laboral ante una reactivación parcial de la economía, sin convertir en los centros de trabajo en centros de rebrote de contagio”, detalló. 

Y ADEMÁS SOLO SE HA HABLADO DE HORARIOS: CONCAEM De acuerdo con el Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem), hasta el momento no se ha tocado ninguna propuesta referente a días de trabajo y de descanso, las llamadas jornadas laborales 4 X 10 que se están planteando en Ciudad de México, “aunque será viable que se analice caso por caso para ver cómo se puede implementar”, detalló su líder, Gilberto Javier Sauza Martínez. 

 Lo único que se ha puesto sobre la mesa en las reuniones que han tenido con las diferentes autoridades estatales, dijo, es analizar si es posible cambiar los horarios de entrada y salida de los trabajadores, y aquellas empresas que tengan la posibilidad, contraten transporte privado. 

“La intención es disminuir la saturación del transporte público; de acuerdo con la Secretaria de Movilidad las horas picos son de las 6 a las 8 de la mañana y de 7 a 9 de la noche, y la intención es que la gente no entre ni salga en esos horarios”, explicó. 



jupm