Ni pandemia puede con robo a negocio en el Centro




Redacción MX Político.- La falta de recursos que han padecido los grupos delictivos por la cuarentena, ha puesto al descubierto el nuevo modus operandi de quienes se dedican a infringir la ley, pues a falta de negocios abiertos en el Centro Histórico para seguir extorsionando, ahora los delincuentes hacen boquetes para sustraer la mercancía que hay al interior de los locales.

Hace unos días, se detuvo a uno de los presuntos líderes del grupo delictivo ‘La Unión de Tepito’, quien habría sido sorprendido cuando en compañía de seis personas petrendían saquear tres bodegas ubicadas en la Calle de Colombia, entre Argentina y El Carmen, luego de hacer un boquete en la pared para ingresar.

De acuerdo con una fuente de la SSC, desde que inició la cuarentena a finales de marzo el número de averiguaciones previas por el delito de robo a negocio que, extrañamente da un giro a daño en propiedad ajena, se ha incrementado y por lo menos se reciben entre tres y cuatro reportes de este tipo a la semana.

En el lugar de la detención fueron detenidos siete personas, entre ellas el hermano menor de “El Huguito” –Víctor Hugo Ávila o Víctor Hugo Ramírez—quienes fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público en Cuauhtémoc 2, donde se inició la carpeta de investigación por el delito de robo a negocio y que finalmente el presunto delito dio un giro a ‘daños a la propiedad’.

Este hecho ocurrió luego de que se realizó una negociación con la madre del presunto delincuente, en la que habrían participado mandos de la corporación, entre ellos, los jefes del Sector Centro, Álan Chavero Espitia (Delta), Ángel Gustavo Aguilar López (Gama) y Miguel Ángel Martínez Hernández, quien actualmente es el Jefe del Sector Centro, así como personal de la propia Fiscalía capitalina.

Tras la liberación del hermano menor del “Huguito”, así como dos de sus cómplices, los demás detenidos obtuvieron su libertad a las pocas horas, ya que el delito que se les imputaba no era grave.

La fuente consultada por este medio reveló que el modus operandi para saquear los negocios es hacer un boquete en las paredes para ingresar, pero regularmente el hecho se realiza en la noche.

Se tiene información que esta red de corrupción podría alcanzar a los jefes regionales Álamo, Ápostol y Helios quienes tuvieron conocimiento de esta situación y prefierieron ocultar los “pecados” de sus subalternos, relató la fuente.


esm