Ahora sí se la jaló Santiago Nieto / En opinión de Francisco Rodríguez

 

Redacción MX Político.- El gran filósofo y antropólogo estructuralista francés Claudio Lévi-Strauss difundió al mundo su obra El pensamiento salvaje hace algunos años. En ella nos demostró que las articulaciones guturales de los antiguos pobladores no se diferenciaban en gran medida del vocabulario y las señas que se utilizan en la actualidad moderna. Las necesidades son básicamente las mismas, sobre todo cuando se trata de imponer la voluntad primitiva.

Dice Lévi-Strauss que el pensamiento salvaje no es el pensamiento propio de las sociedades salvajes, sino cualquier pensamiento a partir del momento en que establece clasificaciones sobre la naturaleza sin someterlas a los imperativos de domesticación. Fue esa la base de todos los estudios estructurales. 

Existía una idea de que el "primitivo" sólo nombraba en base a sus necesidades. Así, el uso de señas y de términos más o menos abstractos no es en función de capacidades intelectuales, sino que dependerá de los intereses de cada grupo dirigente, donde magia y ciencia se complementan para cada caso específico.


¡A desaparecer billetes de 500 y de mil pesos!


La realidad mexicana le da la razón. El pensamiento primitivo del “caudillo” se expande entre sus más nefastos seguidores. Es un efecto de causa demostración donde impera la ocurrencia y el dislate. Es producto puro de razonamientos esenciales que buscan satisfacer apetitos y ambiciones de poder, sin causa lógica. Pero con consecuencias destructivas.

Cuando Santiago Nieto, el improvisado director general de la oscura Unidad de Inteligencia Financiera, expresa sus razones, simplemente horroriza o da lástima. 

Eso de decir que es mejor prohibir la circulación de los billetes de 500 de y de mil pesos obedece a un pensamiento netamente primitivo. Alega que así se podrá combatir el financiamiento a las campañas electorales, o eludir la circulación de dinero tendiente a fomentar las actividades delictivas. ¡Hágame usted el refabrón cavor!

¿No sabe que el crimen se maneja con billetes de 200 pesos y de 20 dólares? ¿También pedirá que en Estados Unidos la Reserva Federal deje de imprimir los billetes con la efigie de Andrew Jackson?

Tal memés sería tanto como pensar que la planificación familiar se resuelve durmiendo en camas individuales. Pero así es el populismo ignorante que llega a extremos ridículos y francamente estúpidos. El pensamiento y las actitudes del que manda están formando catervas de ñoños. No podía haberse esperado otra cosa después de todo lo que hemos visto.

Otra: la devolución de los 200 mdp de AHMSA

Esos ternuritas no existieran si no se nutren cotidianamente con el ejemplo que se da desde Palacio Nacional, desgraciadamente. Establecer una idea descocada como esa que amenaza al comprador de Altos Hornos de México y de Fertinal por haber adquirido una empresa en ganga, es pueril y desastroso. Revela una ignorancia supina.

¿A quién se puede culpar y amenazar con regresar el dinero --200 millones de dólares--, cuando todo consta en una compraventa a un precio menor, pactada entre el adquirente y el vendedor?‎ Los compromisos en todo el mundo, desde la antigüedad remota, se cumplen de acuerdo con las voluntades expresadas en los contratos. Pacta sunt servanda o el contrato obliga a los contratantes y debe ser puntualmente cumplido, sin excusa ni pretexto.

Y de ahí, a comprometer al Estado mexicano a cobrar algo que nunca existió, que ya no existe es cosa de locos. Se busca lo que no se ha perdido, nada más, pero nada menos. Es una imperiosa voluntad perdida, errabunda en el mundo de la ignorancia y del populismo de derecha trasnochado. Es el rabanismo –rojos por fuera, blancos por dentro-- en su máxima expresión. 

¿Y la casita en Centro de CDMX donde viviría?

Es como pretender que se haga una consulta popular para poder aplicar las leyes vigentes, contra las prescripciones establecidas en los códigos. Es buscar el apoyo de las boletas electorales, a falta de valor y de principios firmes para hacer valer el imperio de la justicia. Es promover la corrupción al más alto nivel, a propósito de la cobardía. 

Es parecido absolutamente a pretender viajar en vuelos comerciales, mientras un helicóptero artillado y dos aviones carísimos de las Fuerzas Armadas escoltan en el aire, a costos gigantescos el vuelo del “caudillo de turno”. Es una mentira irredenta, un engaño para chairos. 

Es como habitar el Palacio Nacional, con decenas de sirvientes y un mantenimiento sultanesco, en lugar de --como prometió en campaña-- vivir frugalmente en una casita en el centro de Ciudad de México. Es ser un solitario de Palacio, acompañado de un boato monárquico y despreciable. Y conste que ahí nada más vive él, sin otra persona que lo acompañe.

Abuelitas de narcos no sustituyen a la fuerza del Estado

Es como insistir delante de las comparsas de periodistas bobos que no lo increpan en las “mañaneras” en rifar un avión con boletos forzados en las burocracias altas, no poder hacerlo entre sus seguidores, y tomarnos el pelo con ocurrencias de un psicótico empoderado. 

Es un insulto a la inteligencia del pueblo mexicano. Es comprobar que todo ha sido una mentira y dudar de que los treinta millones de votos hayan sido realidad, y no producto de miles de chantajes y de un Pacto de Inmunidad que desgraciadamente aún no ha sido exhibido públicamente.

Es como creer que las abuelitas de los narcos y delincuentes mayores del país pueden suplir toda la fuerza del Estado. Es creer que la gente se traga las ruedas de molino de su hipocresía de honestidad, mientras la familia feliz cobra el treinta por ciento de comisiones en cada negocio y que acuerda y pacta la impunidad de Romero Deschamps y del ahijadito Lozoya, hermano del de grado. 

Es aceptar que los mexicanos nos tragamos todas sus mentiras. Es una vergüenza mundial que nadie en su sano juicio puede aceptar. En los más prestigiados diarios del mundo y en los foros internacionales se sabe absolutamente todo. Aquí en el rancho grande somos chivos expiatorios de esas barrabasadas insulsas.

Todos miserables, porque los secuestros los sufren los ricos

‎Y lo más grave: pasar por encima de la Constitución y de todas las leyes reglamentarias y secundarias que la complementan para el capricho de un gobernante fuera de este mundo, perdido para la realidad y para la lógica elemental. Pretender hacer del país un páramo de pobres y de sometidos.

Es como pronunciar eso nefastos pensamientos de que si los secuestros sólo se hacen con los ricos, es mejor ser todos miserables. Es tenerle miedo al éxito y rehuir a la aplicación de la ley, respetando pactos inconfesables con los secuestradores. 

Es creer que tiene a la voluntad popular y electoral en un puño, cuando lo primero sería tenerse a él mismo. Las urnas tendrán que hablar. Ya es tiempo, no se pueden esperar más desaguisados.

Las almas muertas y las cabezas huecas ya no caben aquí

México es un país de gente inteligente, no un paraíso para chairos con nada más que el pensamiento primitivo y salvaje. 

Las almas muertas y las cabezas huecas ya no caben aquí.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: Además de ñoña, la propuesta de eliminar la circulación de billetes de alta denominación es antediluviana. Santiago Nieto debería impulsar y fomentar el uso del dinero electrónico. Es un obstáculo que impone sobre la transferencia de fondos ilegítimos, como narcotráfico y otras operaciones que la sociedad quiere evitar y que en la actualidad se efectúan en dinero efectivo, sin dejar rastros de quien recibe los fondos ni quien los entrega. Con las operaciones electrónicas quedan registrados con nombre y apellido y otras informaciones adicionales, el que paga y el que recibe el pago. Es sabido que los delincuentes buscan operar, en la gran mayoría de los casos, sin dejar huellas de su acción. Pero…

 


indicepolitico@gmail.com
@IndicePolitico
@pacorodriguez
 

- - -


 

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.