La ONU, ¿el Gobierno de México? / En opinión de Jesús Michel Narváez

 



*Encinas se Echó la Soga al Cuello con sus Números de Desaparecidos en 56 Años


Redacción MX Político.- A petición de parte, la Organización  de las Naciones Unidas (ONU), realizó el avalúo del aviación presidencial e incluso localizó compradores (chafas) que se ofrecieron a comprarlo.

A petición de parte, la ONU, intervino para que cuando exista la vacuna contra el Covid-19, se distribuya de manera pareja y que no haya lucro en su operación.

A petición de parte, la ONU a través de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) localizarán a los laboratorios que producen los fármacos del cuadro básico mexicano y sugerirá en dónde se deben adquirir.

Y sin petición de parte, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) pidió este domingo al Senado de la República aprobar la iniciativa por la cual Naciones Unidas tendrá el aval para investigar las desapariciones en el país latinoamericano.

La ONU actúa como Gobierno en México.

Si la petición prospera, lo que ocurrirá después de que el presidente López mostró su aquiescencia, entonces habrá que desaparecer la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, en donde cobra como titular el amigo personal del Jefe del Ejecutivo, Alejandro Encinas Rodríguez, cuyos números de desaparecidos parecer ser una soga al cuello del funcionario.

Porque a casi dos años de iniciado este gobierno poco o nada se ha hecho para localizar a las víctimas de desapariciones forzadas. Se habla de números pero lejanos de la cifra que se tiene registrada.

En un comunicado difundido ayer, la Oficina del Alto Comisionado precisó:

“La ONU-DH saluda la decisión del Gobierno de la República de avanzar en el proceso de reconocimiento de la competencia del Comité de la ONU contra las Desapariciones Forzadas para recibir y examinar denuncias individuales de las víctimas de violaciones a los derechos consagrados”.

“Una vez concretado este paso, las víctimas encontrarán un canal adicional para acceder a la justicia en el ámbito internacional como lo ha sostenido la ONU-DH”, refiere la información.

¿Canal adicional o principal?

Porque seguramente quien o quienes lleven la atención de las víctimas desde la oficina de la ONU-DH en México no se dejarán influencias por grupos de que han hecho de las desapariciones el pingüe negocio para sus familias y allegados.

Según la Subsecretaría que dirige Encinas, el registro de desaparecidos desde 1964 alcanza la cifra de 73,201, de las cuales el 8 por ciento, es decir 6,001 corresponden a los años 2019 y 5 meses  de 2020.

En apego a estas cifras, el gobierno de Andrés Manuel López nada tiene que presumir respecto a la seguridad nacional y menos en la supuesta reducción de desapariciones.

Restando a las 73,205 los 6,001, el resultado es de 67, 204 que divididos en 54 años –es decir, de 1964 a 2018- la cifra es de 1,244 desaparecidos anualmente. Son números de Encinas dados a conocer el 13 de julio de este año.

Quizá por eso la ONU-DH podría realizar mejor trabajo, porque el de Encinas es deplorablemente deficiente.

E-mail: jesusmichel11@hotmail.com, Twitter: @jesusmichelMx

- - -

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.