Resiente hipódromo efectos del Covid-19



Redacción MX Político.- Trabajadores del Hipódromo de las Américas en la Ciudad de México, se sienten angustiados por la falta de actividad e ingresos económicos que los asfixia poco a poco.

Los pocos ahorros ya también se están consumiendo; es por eso que el miércoles pasado salieron a las calles a protestar y manifestarse.

Bloquearon Anillo Periférico esquina con Conscripto, demandando a las autoridades capitalinas que les tengan consideración para volver a operar.

Honorio tiene 20 años desempeñándose como jinete; no tiene un sueldo fijo, pues por montar un caballo para competir le pagan 500 pesos a la semana, y si tiene suerte, puede montar dos o tres, dependiendo de las necesidades de los propietarios de los equinos, comenta a un medio nacional Honorio Martínez, uno de los jinetes.

"Es un deporte de alto riesgo, ya que nosotros montamos caballos que van a una velocidad arriba de 100 kilómetros por hora, imagínate una caída a esa velocidad, incluso hemos tenido compañeros que han perdido la vida”, sostuvo Honorio.

Cinco meses sin cobrar debido a la pandemia se han vuelto agobiantes, ya se han registrado deserciones de jinetes que han tomado la decisión de buscar cualquier empleo que no tiene nada que ver con lo que saben hacer bien, que es montar.

"Pues aquí los que nos hemos quedado en estas instalaciones aguantando, vemos la manera de llegar a acuerdos con algún patrón para que nos apoyen con lo que sea, con algo para llevarle a la familia mientras que esto se reapertura y podamos volver a nuestra vida que llevábamos antes”, dijo el jockey.

Mientras tanto, todos los días los caballos son sacados de sus caballerizas a pasear y entrenar, para que no se les atrofien los músculos.

Son alrededor de 800 caballos, mil empleados entre jinetes, caballerangos, veterinarios y entrenadores, así como 15 mil trabajadores del hipódromo, quienes se encuentran en punto muerto.

Opinan que estarían dispuestos a adaptarse a los nuevos requerimientos del gobierno capitalino, aunque sea a puerta cerrada como en el futbol profesional.

"Sí, claro que sí, hay plataformas para apuesta, es lo que estamos viendo que si puede haber carreras a puerta cerrada, que es lo que pedimos todos los caballistas porque ya es desesperante la situación que no hay ningún ingreso para el caballista, que son a fin de cuentas quienes ponen el dinero”, de acuerdo con Ubaldo García, entrenador profesional.

El precio más accesible de un caballo es de 40 mil pesos, mientras que su mantenimiento asciende a 10 mil pesos mensuales.

Por cada corcel de competencia dependen nueve personas: desde el dueño, entrenador, encargado, galopeador, poneador, caballerango, velador, veterinario y un herrero. 




**Información de medios **Foto: Especial




esm