México, potencia económica en energías limpias / En opinión de Gerardo Riva Deneyra


 Redacción MX Político.- El mundo avanza para la adopción de energías más limpias debido a la demanda que crece como resultado del aumento en la población y el avance tecnológico. México no es la excepción

Actualmente, las energías renovables se han convertido en constantes temas de estudio y de desarrollo tecnológico para sustituir a las no renovables, es decir, los combustibles fósiles. Su principal objetivo es generar energía limpia, accesible y de durabilidad, que facilite la vida, frene el cambio climático y favorezca la economía mundial.

Aunque en sus inicios sus costos eran muy elevados, con su evolución, la tecnología y dispositivos para energía alternativas, hoy tienen precios competitivos y son comercializados para aplicaciones en la industria, el hogar y el entretenimiento. A gran escala, en el mundo poco a poco se consolidan importantes proyectos como parques eólicos, plantas fotovoltaicas y centrales hidroeléctricas, entre un abanico de opciones.

Asimismo, el sector de las energías renovables es, sin duda, uno de los sectores que más talento e ideas innovadoras van a requerir en los próximos años, para mantenerlas como una alternativa más económica y con gran potencial.

En el próximo lustro, el desarrollo de nuevas tecnologías elevará la producción de energía limpia y sostenible. La demanda crecerá alrededor de 40 por ciento en comparación con 2010, esto de acuerdo con el estudio “Visión de futuro para el sector de la energía 2025”, elaborado por el Observatorio de Prospectiva Tecnológica Industrial (OPTI).

También, en el informe Bloomberg New Energy Finance (BNEF), también destaca que la capacidad total de generación de energía renovable alcanzó los dos mil 351 gigawatts (GW) a finales del año pasado, lo cual equivale a una tercera parte de la capacidad total de electricidad instalada.

Y en México…

Nuestro país cuenta con una posición geográfica privilegiada que le permite ser competitivo en el sector energético verde, sobre todo en el rubro solar, que representa una inversión directa de 8 mil 550 millones de dólares y la generación de más de 64 mil empleos en toda la cadena de valor, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Energía Solar (Asolmex).

En México, las energías renovables se han convertido paulatinamente en una alternativa, ya que nuestro país cuenta con abundantes recursos solares y eólicos, suficientes para generar el 100% de la energía consumida anualmente, e incluso podría existir un excedente de energía que podría ser exportado, según el reporte de El potencial renovable de México. La soberanía energética que no se ve de Greenpeace.

De acuerdo con la compañía Deloitte, nuestro país tomó con seriedad este tema –en particular en el mercado eléctrico– situándose hace unos años en el top 10 de los países más atractivos para invertir en energías renovables. Así, consiguió atraer un importante número de empresas internacionales que participan activamente en dicho mercado, como las españolas Iberdrola, Acciona, Aldesa y Siemens Gamesa, quienes continuamente actualizan sus estrategias para transformar el mercado energético. También destacó el interés de gigantes energéticos, como la italiana Enel o la francesa Engie.

Incluso, en el pasado la Secretaría de Energía (Sener) pronosticó que para 2030, las energías renovables sumarían 24 mil 296.5 MW a la capacidad total y, en conjunto, tendrían poco más del 32% de la generación de energía eléctrica total.

Según varios estudios y rankings publicados, la energía generada en el país procedente de fuentes limpias debería ser el 35% en 2024 y el 50% en 2050, si se mantuviera el crecimiento sostenido a mediano plazo del mercado de las energías renovables en México en los próximos años, es decir, existe un panorama favorable, probablemente por encima de la media de la región que lo convertiría en una potencia mundial en esta materia.

Hoy, en México han instalado alrededor de 6,597 MW con paneles solares y de forma eólica, que producen solo el 46% y que es incorporado a la red para cubrir la demanda.

Para alcanzar las metas futuras, las empresas del sector energético así como los gobiernos deberán reforzar el desarrollo tecnológico y la innovación para contar con la capacidad de infraestructura y regulaciones que permitan responder a los desafíos del cambio climático y, además, garantizar un suministro de energía sustentable y asequible para los usuarios finales.

 
 
 
 
 
 
- — -
 
 
 
 
 
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.