Moros con Tranchete / En opinión de Jesús Michel Narváez


 Redacción MX Político.- De acuerdo con la definición, ver Moros con Tranchete significa que alguien ve peligro donde no lo hay, tiene la sospecha de que lo están espiando o cree que hay una conspiración en su contra.

Y cuando comprueba lo contrario, se le aplica con corrección: “No hay moros en la costa”.

¿Quién no recuerda aquella expresión de compló?

El 24 de octubre de 2004, durante una entrevista con la agencia Reuters, el entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal defendió su pronunciación. Dijo textualmente según el despacho de la agencia: los que me critican, pues sean afrancesados, pero se dice compló con “o” y sin la “t” y búsquenlo en el diccionario de la Real Academia de la Lengua”.

La RAE aprueba esta definición:

Complot. 1. Voz tomada del francés complot, ‘conjuración o conspiración de carácter político o social’. Su plural es complots (→ plural, 1h): «Se suceden una serie de siniestros complots de la CIA» (Vega Estado [Chile 1991]). Aunque a veces se usa la adaptación compló (pl. complós), se considera preferible mantener la –t final etimológica, de acuerdo con la pronunciación mayoritaria. Si bien es galicismo de ya larga tradición en nuestro idioma (se documenta desde principios del siglo xix), no hay que olvidar que existen términos españoles de sentido similar, como conspiración, confabulación, conjuración o intriga.

Hasta ahí.

Pasaron ya 16 años desde que pronunció la palabra y sigue pensando que en todos los movimientos sociales, sean feministas o del Frenaaa, hay infiltrados.

Se refiere al reclamo de las feministas de la siguiente manera: “Yo empecé a sentir algo extraño cuando empezaron manifestaciones y medios de comunicación alentando el movimiento feminista, me llamó mucho la atención”. Como de costumbre, no presenta pruebas y aduce que no lo hará para de que existen infiltrados en el movimiento feminista para evitar que se victimicen ante la sociedad.

“Eso es lo que quieren, señalarnos como autoritarios y no somos iguales. Venimos de una lucha de muchos años, en favor siempre de la justicia y en contra de la represión. Están buscando por todos los medios que caigamos en una provocación, no tienen siquiera porqué encapucharse porque no somos represores, somos humanistas”.

Habla de las mujeres que tienen tomada las instalaciones de la CNDH y afirma tener informes de que introdujeron alcohol y ello ocasionó una escisión que fue aprovechada por Beatriz Gasca para financiar el movimiento.

Siguiendo su narrativa, considera que en todos los movimientos sociales hay infiltrados, pero no aporta pruebas. Y su forma de acusar en vacío y para darse realce mediáticamente, ya fue copiada por Claudia Sheinbaum. Ella fue la que denunció a Gasca porque recibió informes sobre el particular.

¿Acaso no debió denunciar ante la Fiscalía de la Ciudad de México los hechos para que se investiguen y sancionen?

Quien acusa tiene la obligación de aportar las pruebas, ha dicho el Primer Mandatario. Son palabras que se ha llevado el viento. Porque sigue viendo moros con tranchete.

E-​mail: jesusmichel1​1​@​hotmail.​com, Twitter: @jesusmichelMx
 
 
 
 
 
 
- — -
 
 
 
 
 
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.