Aspirantes de BC, BCS, Campeche, Chihuahua, Colima y Guerrero / En opinión de Jaime Arizmendi

 

Redacción MXPolítico.-  Alegre el indio, y le dan maracas… A 10 meses de los comicios de junio de 2021, cuando quienes suspiran por alcanzar la nominación de su partido para contender por el gobierno en su entidad, velan armas y hacen labor en medios y entre dirigentes partidistas. Sobresalen quienes dicen tener amarrada la candidatura y no se ven dispuestos a ceder ni un ápice en su objetivo.

Aparte de la elección el mismo día en todo el país de diputados federales, se renovarán Congresos locales, alcaldías y más; el relevo de ejecutivo estatal tendrá lugar en Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

En medio de la soterrada guerra político-electoral que se libra en todas las filas partidistas, tras dos años de iniciada la LXIV Legislatura en el Senado de la República, luego de que en los primeros meses más de 15 integrantes dejaron su escaño para irse a ocupar un cargo en la Administración Pública Federal; ahora, una veintena más se alistan a dejar el Senado.

Ahora, mujeres y hombres senadores pedirán licencia para iniciar su odisea en busca de alcanzar la candidatura de su partido, y conseguir el triunfo en las urnas del primer domingo de junio próximo para luego despachar desde Palacio de Gobierno. Ello, aunque no todos han realizado una labor legislativa de trascendencia.

Según reportes publicados en medios michoacanos, el senador Cristóbal Arias Solís es uno de los menos productivos en la Cámara alta, ya que no ha presentado ni siquiera una iniciativa de forma individual, sólo se ha dedicado a suscribir o avalar algunas de las propuestas de su bancada o de otros legisladores.

Otro de los legisladores que poco o nada han realizado de significación en su paso por el Senado es el guerrerense Félix Salgado Macedonio, quien incluso ya pidió licencia al cargo desde mayo pasado, mientras presume que Morena y el mismo López Obrador le deben la candidatura.

Como sea, vale recordar que por primera vez durante una elección los ciudadanos cambiarán de gobernador en 15 estados del país, de los cuales Morena solo gobierna uno: Baja California. Por ello, se vaticina que el 2021, sería el año cuando ese partido cubra con sus colores la mayoría de esas entidades.

Desde ya, hay quienes dan por descontado que los abanderados de Morena ganarán carro completo; si se añaden las malas o pésimas gestiones de los mandatarios salientes, sin importar su partido de origen. Pero hay que considerar temas como la pugna incesante en la dirigencia nacional morenista y la posible elección de “cartuchos quemados” que, difícilmente convencerían a los votantes.

Como sea, en Baja California (Morena) --afirman comunicadores locales--, “hay que esperar a quién comandará al morenaje en el país”. De ello depende si la candidatura le toca a Marina González Cruz, alcaldesa de Mexicali cuyo esposo es “panista de hueso colorado”; Armando Ayala, fundador de Morena en BC; y Mario Escobedo Carignani, actual secretario de Desarrollo Económico estatal.

En Baja California Sur (PAN), resaltan los morenistas: el superdelegado Víctor Manuel Castro Cossío; Rubén Muñoz Álvarez, alcalde de La Paz; y la senadora Lucía Trasviña Waldenrath. Acción Nacional, partido en el gobierno estatal, tiene a Francisco Pelayo Covarrubias, exalcalde de Comondú y exdiputado federal; y la senadora María Guadalupe Saldaña Cisneros.

Para Campeche (PRI), hasta hace 15 meses gobernada por el actual presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno Camacho, es de las entidades donde Morena triunfará en los comicios 2021. Y es que a Layda Elena Sansores San Román, actual alcaldesa de Álvaro Obregón en la Ciudad de México, nadie le hace la más mínima sombra. Ella marcha en caballo de hacienda.

Por Chihuahua (PAN) entre los aspirantes sobresalen los morenistas: el senador Cruz Pérez Cuéllar; el superdelegado Juan Carlos Loera; y la también senadora Bertha Caraveo. De Acción Nacional tiene mano el senador Gustavo Madero, expresidente nacional blanquiazul.

Un caso particular es Colima (PRI). Ante la pésima forma de gobernar del priísta Ignacio “Nachito” Peralta, quien ha desgastado socialmente a su partido; y a que es la tierra natal de Mario Delgado Carrillo presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados y aspirante a dirigir Morena; lo único que debe hacer ese partido es enviar a un buen candidato o candidata.

Vale recordar que, en 2018, AMLO obtuvo el 57.8 por ciento de los votos emitidos en Colima. Quizá también por ello la lista de quienes aspiran a gobernar ese estado sea amplia. Si Mario Delgado no pide la candidatura, en la puja por la nominación estaría César Yáñez Centeno, cercano a López Obrador quien lo designó Coordinador General de Política y Gobierno de la Administración Federal.

Entre quienes aspiran por Morena a ese cargo, se hace notar la hermana de César, la diputada Claudia Yáñez Centeno quien ha desarrollado intensa actividad política en la entidad; le siguen la senadora Gricelda Valencia de la Mora y su colega en el Senado Joel Padilla Peña; así como Indira Vizcaíno Silva, superdelegada federal en Colima.

Por Guerrero (PRI), otro de los estados donde Morena lleva adherida a su emblema la victoria electoral, los morenistas de todo cargo y posición buscan suceder al desacreditado priísta Héctor Astudillo Flores. Desde el Senado y sin parentesco alguno, la buscan lo mismo Nestora Salgado García que Félix Salgado; pese a que éste no confía en nadie, ni en su sombra.

Asimismo, en el actual semidesierto de los edificios del Palacio Legislativo de San Lázaro, en tanto los ocho diputados federales guerrerenses de Morena se asumen con derecho para competir por el gobierno estatal; igual que diputados locales, alcaldes y delegados en Guerrero; lo mismo pregonan los representantes populares del Partido del Trabajo.

Otro senador que busca la nominación para luchar por la gubernatura de Guerrero, éste por el PRI, es Manuel Añorve Baños, perdedor de otros tiempos; a quien su actitud medrosa en nada le ayuda y ni siquiera le permite levantar la mano con firmeza, para sólo conformarse en decirlo en corrillos o reducidos grupos. Pero cuidado, porque a la mejor cocinera, se le queman los frijoles…

Autor: Jaime Arizmendi
Contacto: argondirector@gmail.com y argonmexico@gmail.com

  
___

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.