Banco Mundial: 150 millones de personas estarán en pobreza extrema para 2021 por covid-19


 Redacción, MX Político.-  La pandemia de covid-19 arrojará a 150 millones de personas a la pobreza extrema para el 2021, por lo que queda cancelada la posibilidad de erradicar dicho flagelo hacia el año 2030, si los países no toman medidas significativas, advirtió el Banco Mundial (BM).

 

“Se estima que la pandemia covid-19 empujará a entre 88 y 115 millones de personas más a la pobreza extrema este año, y el total aumentará a 150 millones para 2021, dependiendo de la gravedad de la contracción económica”, señaló el organismo internacional en el Informe bienal sobre pobreza y prosperidad compartida.

 

Eso no es todo, la pobreza extrema, definida como vivir con menos de 1.90 dólares al día, probablemente afectará entre el 9.1% y el 9.4% de la población mundial en 2020, lo cual representaría una regresión a la tasa del 9.2% en 2017.

 

El impacto es tan grande que si la pandemia no hubiera convulsionado al mundo, se esperaba que la tasa de pobreza cayera al 7.9% en 2020.

 

El reporte señala que el progreso se estaba desacelerando incluso antes de la crisis del covid-19.

 

De hecho, los nuevos datos de pobreza mundial para 2017 muestran que 52 millones de personas salieron de la pobreza entre 2015 y 2017. Sin embargo, a pesar de este progreso, la tasa de reducción se desaceleró a menos de medio punto porcentual por año entre 2015 y 2017. La pobreza mundial había disminuido en la tasa de alrededor de un punto porcentual por año entre 1990 y 2015.

 

Ahora, varios países de ingresos medianos verán un número significativo de personas caer por debajo de la línea de pobreza extrema. Alrededor del 82% del total estará en países de ingresos medios, estima el informe.

 

Por si fuera poco, la crisis del covid-19 también ha disminuido la prosperidad compartida, definida como el crecimiento de los ingresos del 40% más pobre de la población de un país.

 

De esta forma, la prosperidad compartida global promedio se estancará o incluso se contraerá durante el período 2019-2021 debido a la reducción del crecimiento en los ingresos promedio.

 

“Es probable que la desaceleración de la actividad económica intensificada por la pandemia afecte especialmente a las personas más pobres, y esto podría conducir a indicadores de prosperidad compartida aún más bajos en los próximos años”, advirtió el organismo encabezado por David Malpass.

 

Una mirada a los datos, refleja que la prosperidad compartida aumentó en 74 de las 91 economías para las que se disponía de datos en el período 2012-2017, lo que significa que el crecimiento fue inclusivo y los ingresos del 40% más pobre de la población crecieron.

 

En 53 de esos países, el crecimiento benefició a los más pobres más que a toda la población.

 

La prosperidad global compartida promedio (crecimiento de los ingresos del 40 por ciento inferior) fue del 2.3 por ciento para 2012-2017. Esto sugiere que, sin acciones de política, la crisis de covid-19 puede desencadenar ciclos de mayor desigualdad de ingresos, menor movilidad social entre los vulnerables y menor resiliencia a futuras crisis. 

 

 

Jam