Se unen locatarios del Centro Histórico para sortear crisis económica por COVID



Redacción MX Político.- Alrededor del 90 por ciento de los locatarios establecidos en el Centro Histórico de la ciudad, ya cuenta con las medidas sanitarias y la capacitación necesaria para volver a realizar sus actividades laborales.Calles emblemáticas del comercio y de los servicios de comidas, como Motolinía, Madero, Donceles o Gante salieron del confinamiento y ahora, con unas semanas en operación, se están agrupando para tratar de hacerse fuertes, porque los retenes policiales, el temor de los clientes y la falta de dinero circulante los tiene aún en riesgo.

En buena medida, negociaciones constantes que estos grupos han realizado son las responsables de una mayor apertura en la calle de Madero y alrededores, gracias a éstas se logró que la estación del Metro Allende esté funcionando otra vez.

“Gracias al apoyo de las autoridades y la participación de los compañeros, el próximo 18 de octubre se espera que la mayoría de los 3 mil 500 establecimientos que conforman el Centro Histórico estén operando sin restricción ni horarios establecidos por la contingencia”, comentó María Fernanda, una de las locatarias en Madero, quien indicó que esperan que esta semana siga siendo positiva para todos los negocios, ya que todo el primer cuadro ya fue reabierto y se cuenta con las medidas para garantizar la seguridad de los visitantes.

“Semanalmente, empleados y supervisores se realizan la prueba PCR para la detección del COVID, esto con la finalidad de garantizar la seguridad de las personas; nos hemos adaptado a las necesidades de las personas para recuperar la economía”, señaló María Fernanda. A pesar de las negociaciones, los bares y restaurantes seguirán operando sólo hasta las 11 de la noche y no hasta la 01:00 de la madrugada, como se había solicitado, pues podrían representar un riesgo de rebrote, como el que se vivió en Francia, aunque los lugares con terrazas podrán operar al 40 por ciento de su capacidad.
Respecto a la derrama económica, señaló que a lo largo de la contingencia se han perdido más de 100 millones de pesos, lo que ha preocupado a los locatarios, pues muchos se encuentran al borde de la quiebra.

“Son varios los compañeros que aún no han podido iniciar con sus actividades, para muchos el hecho de venir a trabajar representa una pérdida mayor que el quedarse en casa”.

De igual forma, dijo, los más de mil establecimientos de dicha zona se Mantienen, hasta el momento, con una plantilla laboral del 40 por ciento, la cual estimó podría incrementarse con la reapertura total del Centro Histórico.

Entre las peticiones que el grupo de comerciantes expuso a las autoridades, resalta el aumento a la vigilancia para disminuir la incidencia delictiva dentro de la zona.

Al respecto, María Fernanda explicó: “Desde antes de la pandemia, muchos de los locatarios eran víctimas de robo y extorciones por parte de grupos delictivos; ahora, este tipo de incidencias se han incrementado por lo que es necesaria la intervención de elementos de seguridad para garantizar el bienestar tanto de comerciantes como de clientes”, enfatizó.

La ampliación de horarios y las aperturas en domingo para los locatarios del Centro Histórico representa una pequeña victoria para ellos, ya que esto significa una ganancia de las pérdidas que se han generado a lo largo de la cuarentena.

“Es importante que la gente sepa que el Centro Histórico es un lugar seguro para todos, es por eso que tanto visitantes como locatarios no deben relajar las medidas de seguridad ante el virus, es vital adaptarnos a esta nueva normalidad”, concluyó.

Ahora, con el doble tránsito peatonal en la calle Madero y la ampliación de horarios, se espera que el comercio en el Centro Histórico vuelva a ser lo que era antes.



**Con información de medios **Foto especial


jupm